Buscar
  • terraincognita

Ionel Cristian Manole y Aleksandra Sadlo se imponen en la primera etapa de Riaño Trail Run

El recorrido de este viernes presentó una distancia de 38 kilómetros y más de 3.000 metros de desnivel positivo

Feroz, hermosa y salvaje. Quizá son los tres calificativos que mejor pueden definir lo que ha sido la primera etapa de la quinta edición de Riaño Trail Run. La prueba castellanoleonesa destaca en el calendario de eventos montañeros por ser una de las más técnicas y exigentes. Atributos que no son gratuitos si atendemos al terreno abrupto por el que transcurre. La salida del evento se dio, como es costumbre, desde el inconfundible pueblo de Caín de Valdeón, sumergido en la garganta del Cares, la ruta más carismática de Picos de Europa. Allí comenzó un itinerario cuyos números evidencian su dureza: 38 kilómetros, 3.081 metros de desnivel positivo y 2.818 metros de desnivel negativo. Un desafío titánico.


Pero un desafío que tan solo representa un tercio de la aventura integral que propone Riaño Trail Run. El formato del evento obliga a los participantes a encarar la prueba con mentalidad de estratega, a sabiendas de que no se pueden gastar todos los cartuchos en la primera jornada. Esto es muy largo. Casi tanto como la primera subida del trazado: 1.500 metros de pendiente vertical en apenas 6 kilómetros. Sin anestesia, a las 9:00 de la mañana.


Un ascenso que se realiza por la Canal de Mesones y los Puertos de Cuba para, una vez coronar por encima de los 1.900 metros de altitud, descender por la Canal de Capozo y el bosque de la Farfada. Hablamos de un entorno imponente y de gran valor natural en el que se mezclan los grises de los macizos de roca caliza con el verde de los hayedos. Un espectáculo visual que bien vale un envite de semejante derroche físico.


La meta, ubicada en el pueblo de Oseja de Sajambre, vio llegar a todos los participantes de la modalidad 3xTrail, inscritos a las tres etapas de Riaño Trail Run. Para dar cabida a corredores de menor nivel, el programa también ofrece la opción de 2xTrail (etapas del sábado y el domingo) y la modalidad 1xTrail (solo la etapa del domingo).


El corredor rumano Ionel Cristian Manole, vencedor de ultramaratones tan prestigiosas como Ultra Sierra Nevada o Vall d’Aran by UTMB -entre otras-, ganó con autoridad esta primera etapa merced a un tiempo de 4:40. Con un colchón de 14 minutos sobre Salva Olivas (segundo; 4:54) y de 25 sobre Javi Hernando (5:05), el atleta afincado en Madrid ratifica su papel de favorito a la victoria final de Riaño Trail Run.


En categoría femenina Aleksandra Sadlo, ganadora en la edición de 2019, se impuso con un tiempo de 6:28, renta que deberá defender en las próximas jornadas ante Eugenia Gil (segunda; 6:46) y Esther Sánchez (6:59). Aunque se dio la curiosa circunstancia de que la primera mujer en llegar a la meta fue Leti Bullido, quien con un tiempo de 5:47 llegaba junto a su compañero Ramiro Pernía en la categoría de parejas mixtas.


El pico Espigüete, plato fuerte de la segunda etapa.


Así, tras una primera etapa que por sí misma ya supone un auténtico reto montañero y atlético, el sábado Riaño Trail Run mantiene su apuesta y visita la Montaña Palentina. Un trazado más corto, de 21,5 kilómetros, con un desnivel tan salvaje como su propio terreno: 1.824 metros de subida al pico Espigüete y otros tantos de bajada continuando con las cumbres del Parque Natural de Fuentes Carrionas y Fuente Cobre. Etapa circular con salida y meta en Valverde de la Sierra, cuenca minera leonesa. Al pelotón se unirán los participantes de la modalidad 2xTrail que llegan hoy al Riaño Camp.


Más información en www.rianotrail.run




14 visualizaciones0 comentarios